La hipoacusia bilateral profunda se vió beneficiada en los últimos años por el avance de la tecnología médica. Los dispositivos de Implante Coclear se han […]

La hipoacusia bilateral profunda se vió beneficiada en los últimos años por el avance de la tecnología médica. Los dispositivos de Implante Coclear se han perfeccionado hasta lograr modelos funcionales y exitosos. Mientras que los audífonos convencionales amplifican el sonido el Implante Coclear saltea las partes no funcionales del oído enviando información directamente al nervio auditivo.

En el Instiituto un equipo multidisciplinario encabezado por los Dres. Santiago Luis Arauz y Alfredo Pallante han realizado, desde el año 1988, cerca de 800 implantes con resultados altamente favorables. El sistema consiste en un receptor o implante alojado en el interior de la coclea del paciente y un transmisor externo o procesador. El primero se utiliza para reemplazar las funciones afectadas del oído interno estimulando eléctricamente, casi en forma directa, al nervio auditivo. El procesador es el encargado de captar los sonidos ambiente y luego de un procesamiento particular enviarlos, por medio de un enlace de radiofrecuencia, al implante ubicado en el interior de la coclea del paciente. Posteriormente se realiza el encendido de la prótesis, adaptándola a los niveles demandados por el paciente, hasta lograr la audición del amplio espectro de los sonidos.

Historia del Implante Coclear

Los primeros intentos de desarrollo de una prótesis coclear pertencen a Simmons (1) quien implantó 6 electrodos en diferentes ubicaciones del VIII nervio en el modiolus coclear de un paciente. Comprobó que el paciente tenía percepción de pitch que variaba según el electrodo estimulado ó según la frecuencia de estimulación. La sonoridad variaba con la intensidad del estímulo.
Simultaneamente, W. House comenzó a colocar un electrodo simple intracoclear, ingresando a la escala timpánica por la ventana redonda. Aunque los pacientes no discriminaban el lenguaje, podían identificar sonidos del medio ambiente.
Michelson en la Universidad de California, San Francisco; Eddington en la Universidad de Utah; Clark en la Universidad de Melbourne y Hochmair en la Universidad de Viena entre los años 1960 y 1970, desarrollaron sistemas multielectrodos basados en las propiedades de tonotopía coclear. Los dispositivos que se desarrollaron enviaban la misma información (monocanal-multielectrodo) ó diferente información (multicanal- multielectrodo) a cada electrodo implantado.
Se trabajó intensamente para lograr construir los sistemas implantables con material biocompatible, optimizar la forma y características del estímulo, la carga eléctrica adecuada, los efectos producidos por la variación de la polaridad de los electrodos. Contribuyeron en estos estudios disciplinas como la bioingeniería y la ingeniería biomédica. Participaron múltiple grupos de otorrinolaringólogos estudiando abordajes quirúrgicos en conjunción con especialistas en miniaturización de dispositivos electrónicos implantables. En este sentido se desarrollaron técnicas especiales para las prótesis cocleares implantables.
En el campo del procesamiento de señales del habla para enviar información a través de una prótesis coclear, se realizaron investigaciones tendientes a comprender los procesos auditivos involucrados en la percepción de unidades fonéticas esenciales para la comprensión del lenguaje. Esto determinó el desarrollo de diferentes estrategias de codificación de la voz y consecuentemente el diseño de las prótesis cocleares. De allí surgieron estrategias que proveen a través del implante coclear, información de patrones suprasegmentales del habla (prosodia, que incluye tiempo, stress y entonación), estrategias que apuntan a proveer información de patrones fonémicos y estrategias que suministran información de ambas características.
Se estudiaron esquemas de procesamiento que van desde la representación analógica de las señales del habla y del medio ambiente hasta la extracción de parámetros esenciales para la comprensión del habla como frecuencia glótica y formantes de baja y alta energía. Actualmente las estrategias denominadas de sampleo continuo no simultáneo y de “enganche de fase” están arrojando excelentes resultados. Prevalece en estas nuevas estrategias el tomar ventaja de la tonotopicidad coclear pero estimulando sucesivamente los electrodos implantados a altas velocidades de barrido.

Introducción Técnico-teórica

Un implante coclear es una prótesis que envía estímulos eléctricos al nervio auditivo. Su propósito es proveer infomación auditiva a individuos afectados de sordera sensorineural profunda bilateral. Mediante la transducción de los sonidos y las señales del habla en señales eléctricas una prótesis coclear instala o restaura parcialmente la percepción auditiva.
Basicamente consiste de cuatro partes: micrófono, procesador del habla, sistema de transferencia de la señal y arreglo de electrodos. El procesador de sonidos toma la señal acústica a través de un micrófono y la somete a un procesado específico para cada tipo de prótesis. La señal es entonces enviada via acoplamiento inductivo a un dispositivo colocado en mastoides donde se encuentra la electrónica que recibe la señal eléctrica y la envía a un arreglo de electrodos colocados en la rampa timpánica. En algunos sistemas protésicos se utiliza un electrodo simple que puede ser colocado dentro ó fuera de la coclea.
Los sujetos implantados con una prótesis coclear reciben beneficios que se pueden categorizar dentro de un amplio rango que va desde un apoyo a la lectura labial hasta una comprensión del lenguaje fluído sin apoyo de lectura labial.
Los resultados que se pueden obtener son ampliamente dependientes de factores como: sordera pre ó post-lingual, antigüedad de la sordera y edad al momento del implante, nivel de comunicación previo al implante, capacidad de aprendizaje, entorno familiar y social, estado psicológico, modalidad de habilitación ó rehabilitación del paciente.Los resultados también son dependientes del tipo de implante utilizado.