Somos Carolina y Hugo de Tucumán. Nos parece mentira volver a escribir otra experiencia en esta página, luego de 3 años. Pero Dios ha querido […]

Somos Carolina y Hugo de Tucumán. Nos parece mentira volver a escribir
otra experiencia en esta página, luego de 3 años. Pero Dios ha querido que otro
hijo nuestro sea sordo.
Tomás y Santiago nacieron el 6 de Enero de 2004, fueron doble regalo de
Reyes!! Nacieron ochomesinos, pero con muy buen peso, 2 kilos 700 Tomás y
2 kilos 400 Santiago.
No demoramos en darnos cuenta que Tomás era sordo. Cuando uno ya tiene un
hijo sordo, sabe, mirá diferente y la incertidumbre no es tanta.
Los dos moisés estaban uno al lado del otro y era evidente ver como Santi
al mínimo ruido se movía o despertaba, en cambio Tomás, dormía un sueño
profundo y tranquilo, como es el sueño de un sordo.
A los dos meses de vida, el resultado de las otoemisiones no nos sorprendió,
recuerdo al Dr. Santiago Arauz decirnos:”Ustedes más que yo conocen este camino,
ya saben que las esperanzas y el futuro existen y eso lo viven con Candelaria.”
Iniciamos un nuevo camino con Tomás, ahora con menos incertidumbres que el
camino que recorrimos con Cande, un camino conocido y muy lindo, donde hay
esfuerzo a cambio de resultados y satisfacciones diarias.
A los ocho meses lo equipamos con audífonos de ambos oídos (prestados por
Rosana y Alejandra a las que agradecemos mucho su ayuda) y empezó las
sesiones con Nazarena Llobeta su fonoaudióloga, con la que se divierte
jugando.Comenzamos los trámites con la obra social para conseguir su
implante coclear.
La Fundación Arauz, la Sra. Cecilia Durand, la empresa Medel, el Foro de
Implante Coclear de Argentina, la familia, los amigos, nos dieron su apoyo y nos acompañaron en cada paso y cada necesidad para llegar al implante.
Así fue que Tomás el 28 de Diciembre de 2004, diez días antes de cumplir su
primer año de vida estaba siendo implantado en la Fundación Arauz.
Salió del quirófano luego de solamente una hora de cirugía!!! Lloraba
mucho, lo recibimos en la habitación envuelto en una sábana verde agua, su Tía
Josefina, y nosotros dos lo esperabamos. Pasaba de los brazos de mi marido
a los míos cada 30 segundos, lloraba, lloraba, lloraba…..pero creo que
sabía que vendría algo bueno, muy bueno…. Luego se durmió en una hermosa cuna
de la fundación que estaba estrenando. Al día siguiente nos dieron el alta y
llegamos a casa a reencontrarnos con sus tres hermanos Camila(normoyente 6
años) Candelaria (implantada 4 años) y Santiago (mellizo normooyente) con
la Abuela Cris y con la familia de mi hermana Josefina, el reencuentro fue
feliz, había pasado lo que tanto habíamos esperado.
Al mes de operado activaron su implante, lo acompañamos mamá y su primo
Patricio. Tomás estaba tranquilo, contento, golpeaba con el palito de un
tambor todo, y la Dra. Leonor Aronson pasaba sonidos que él relacionó con el
palito, cuando nos ibamos no lo quería dejar y lloraba, aún no entendía
qué pasaba, pero era algo lindo y diferente. Ahora ve el procesador y dice
“A;A;A;A” y se ríe.Balbucea como un bebé de 8 meses. Se da vuelta cuando
lo llamamos y ya sabe que nos comunicamos hablando y escuchando.Tomás tiene 1
año y cinco meses y crece feliz, junto a sus hermanos, va a la Salita Naranja del Jardín Tortuguita con Santiago todas las mañanas, aprende con su Seño Carolina que lo adora y va a su fonoaudióloga a divertirse y jugar.
Desde hace 3 años la Clínica John Tracy nos acompaña y ayuda en nuestra
educación y la de nuestros hijos.
Agradecemos a todos los que nos ayudaron y ayudan para que hoy Tomás esté
aprendiendo a escuchar y a hablar.Muchas gracias al Dr. Santiago Arauz,
Cecilia Durand, Patrica Estienne, Viviana Estienne, Carolina Preti, Karina y
Leonor Aronson que nos acompañan en cada momento de las vidas de nuestros hijos.
En esta experiencia hay muchos nombres,(y existen más aún) es que uno se pone a ver hacia atrás y se da cuenta que mucha gente ha ayudado en esta realidad.
Nuestro correo es caronucci@yahoo.com.ar, para cualquier consulta