Reflexiones sobre la voz

Prólogo

El tema que lo titulamos Reflexiones sobre la voz, no es un tema médico, es sencillamente un escrito en donde reflejamos nuestro pensamiento y diversos significados que esta palabra “VOZ” tiene.

Se trata de consideraciones filosóficas obtenidas de diversas lecturas que nos han interesado, y pensamos que nos pueden hacer pensar en otros aspectos fundamentales, básicos e importantes de la voz.

Reflexiones

Son muchas las personas cuyo trabajo se desarrolla usando una herramienta fundamental de comunicación que es la voz, y tienen un cuidado especial para que no aparezcan alteraciones como puede ser una afonía; entre estas personas tenemos los profesores, vendedores clásicos, periodistas, locutores y un largo etc. Alguien de estos grupos tienen su voz ciertamente algo descuidada.

No podemos caer en la tentación, en callar para que nuestra voz no se estropee.

No dudamos en decir que el niño es quien mejor trabaja su voz, fijémonos que por mucho que llore o grite nunca aparece patología, es más adelante cuando la voz deja de sincerarse, cuando se inicia el egoísmo, es cuando aparece la enfermedad.

En un escrito de Joan Cabanes sobre la voz, calificándola de un instrumento privilegiado, recogí unas frases donde nos dice que sin voz no existiría la comunicación oral ya que no habría palabra, la escritura solo es dibujo, recordatorio estoico de la palabra.

Leyendo la Biblia observamos las muchas veces que aparece la palabra voz; así pues podemos leer: En el inicio no había palabra, el cosmos estaba por hacer, pero la VOZ, era ya presente. No existe la creación sin voz, ha sido a través de ella que todo ha empezado a existir. Esta VOZ absolutamente primordial se ha articulado en palabra y ha hecho que las cosas existiesen.

Es la VOZ la cual trasforma el nada en universo y cuando es ella misma es cuando se trasforma en música, fundamentalmente la voz es música y canto.

La voz en trasformarse en palabra, en ella se obtiene comprensión, en ella encontramos el abrigo necesario para las muchas vicisitudes de la vida. Si la voz con la palabra toma cuerpo, con el canto se trasforma en espíritu. En donde la voz crea, el canto recrea.

Tenemos los medios y una alta tecnología para realizar el análisis de la voz, así pues, podemos grabarla, filmarla, retratarla, podemos trabajar con ella, pero ¿podemos cambiar la voz?.

Nosotros no podemos escoger a nuestros padres, así como tampoco podemos escoger la ciudad de nacimiento y tampoco podemos escoger las características de nuestra herramienta de comunicación oral, esta es distinta y única para cada persona.

Otras voces si las podemos escoger, son las voces de nuestros representantes y estas se hallan en los ayuntamientos, parlamento, diferentes medios políticos, asociaciones y un largo etc., y su finalidad es sencillamente el de traslado de nuestra voz.

Caso todas las voces, por no decir la totalidad, sufren una misma enfermedad, es una patología de sobre esfuerzo, y quien más sabe de ello son las diversas personas, que por variadas razones, deben hacerse escuchar, para no ser atropellados o apartados de la sociedad.

Existen voces realmente peligrosas, son las voces calumniosas, son realmente maliciosas, son voces que entran el terreno de la guerra, pero tarde o temprano, al igual que un boomerang, estas voces se dañan a ellas mismas y muy difícilmente pueden sanar, las podemos comparar con las neoplasias avanzadas, con metástasis que finalmente terminan con la vida del paciente.

La voz más limpia y pura, la más sincera, la más clara y la que más nos dice, es sin duda la voz del silencio. Esta voz es especial, solo se escucha y se oye de otra forma, debe conocerse, es la voz de la estimación, es la voz que nosotros profesionales de la voz, no podemos analizar ni filmar ni registrar, son otros profesionales los que lo hacen.

Esta voz del silencio debe entenderse y desgraciadamente pocos saben emitirla, ya que no se forma mediante la laringe, así pues, pocos saben escucharla porqué tampoco nos llega a través del oído.

Querer nuestra voz, es cuidar una herramienta de trabajo preciosa que al trasformarse en canto se espiritualiza, y es querer también a los que nos rodean, ya que podemos escuchar sus opiniones sinceras y honestas, podemos escuchar los manifiestos contra el racismo, contra las corrupciones, contra las diferencias sociales, en definitiva, son las voces que buscan el bienestar de la sociedad.

Los profesionales de la voz, en realidad no deberíamos curar, deberíamos prevenir las diversas patologías o trastornos, posiblemente pueda parecer esto una utopía, quizá lo sea, pero creer en utopías es válido y no es ser un iluso quien cree; posiblemente el que no tiene ninguna utopía, tampoco tiene una voz clara, una voz fuerte y una voz digna.